despertares

Al salir de casa se encontró con una enorme sonrisa desdentada. Pedía unas monedas, decía que quería comer. Algo le dio, no mucho, sobre todo para quitarse de encima el acoso de la desgracia. Era un hombre sin suerte. Él en cambio subió al utilitario, mientras las sirenas policiales asomaban por una esquina. Dejó que pasaran de largo, después arrancó y se puso en marcha. Encendió la radio. Los arrecifes de coral estaban desapareciendo. Hablaba un tal Lisandro Martínez, entrevistado por Olga Viñedo en su programa DESPERTARES. La voz de alarma se confundió con la alarma imprevista de una tienda de comestibles mientras él pisaba el pedal del freno. Alguien salía corriendo. Semáforo en rojo. Ahora hablaban de cómo mejorar la economía domestica en diez sencillos pasos. Por ejemplo, cortar la barra de pan a rebanadas, pues daba sensación de cantidad en lugar de la solitaria pieza. Cuanto más mejor, aunque sea igual, aunque lo parezca. El cerebro percibe más cantidad. Hay de sobra. Y con suerte algo iba a sobrar y se podía aprovechar para hacer al día siguiente, en plan de acompañante distinguido, pan frito. Quizás acompañado de una pechuga de pollo plancha por aquello de los beneficios de la carne sin grasa. Una tal Marta Freixas en tono de ocurrencia vital dijo que se podía compaginar el ahorro con la dieta. La factura de la luz era posible reducirla si se cambiaban las bombillas normales por bombillas de bajo consumo. Se preguntó cuantas bombillas había en su casa, cuanto costaba una bombilla de bajo consumo, mientras entraba en lo que un cartel anunciaba vía rápida cuando en realidad era una puta vía atascada y mientras Olga Viñedo presentaba a una voz misteriosa y grave que respondía al nombre de Nani Torregrosa, el cual se introdujo a si mismo hablando del curioso caso de la que fue llamada LA LIMPIADORA DE LA MUERTE. Iba a ser juzgada aquella misma mañana. Lisandro Gomez era una chica normal que trabajaba para una empresa de limpieza y que aprovechaba su turno nocturno para matar al despistado de turno. La cifra eran siete cadáveres desollados por un estropajo metálico. El fiscal pedía setenta y siete mil años de cárcel. El abogado de la defensa alegaba una patología llamada síndrome de la limpieza placentera. Apareció la docta pero amena voz de un psicólogo llamado Doctor Cox defendiendo la tesis de la defensa, después de la cual la voz de buena gente de Olga Viñedo dio paso a un tal Doctor Catedrático de Neopsicopatología que indignado negaba la mayor y apoyaba las tesis de la fiscalía. Sin quererlo él sintió simpatía por el Doctor Cox mientras Nani Torregrosa era despedido para dar paso a un ruido de mucha gente y después música de violín que acompañaba a la oferta de PRAXITELINES, mientras tomaba el desvío de la Avenida de la Buena Esperanza. Olga Viñedo volvió con tres amigos analistas políticos y el secretario general del INMO. Tuvo suerte y encontró aparcamiento. Apagó la radio mientras un tal Gerardo Finisterre echaba la culpa al gobierno, justo cuando un tal Felipe Almendros intentaba defenderlo mediante cifras desesperantes. La última voz pareció un gemido. Bajó del coche y otra sonrisa desdentada se le acercó. No podía dar más, sus bolsillos estaban secos. La cola del paro esperaba como espejo del alma.

Anuncios

Etiquetas: ,

2 comentarios to “despertares”

  1. Olga B. Says:

    Queda el brillo metálico del metálico estropajo de Lisandro Gómez, tal vez como amenaza o advertencia o paradójica moraleja sin moral clara. Es un cuento de terror, terror.
    Tus relatos me gustan, son distintos y muy inquietantes.
    Un saludo.

  2. Juan José Colomer Grau Says:

    gracias olga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: