La ciudad sin delitos

El señor FERMOSILLA no duda en poner delante de su puerta, en exposición, una STILINGER GOLD SERIE A-1, ideal para acabar con un grupo de diez malhechores en apenas tres segundos. Todo un objeto de arte. Tan solo hay tres de esas en el mundo. Rúbrica y garantía en oro. Hay quien pagaría un millón y aún estaría pagando poco. Uno puede acercase para mirarla y si lo desea observar detenidamente el tiempo que quiera. El señor FERMOSILLA siempre graba el cuerpo que admira su objeto y quizás, con suerte, ya ha terminado de trabajar y observa desde lo alto de su casa, entre visillos, orgulloso de que haya alguien que sepa apreciar el valor de su objeto.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: