La vida abstracta

Hacer del personaje una mera presencia, una línea vacía entre dos acontecimientos. La sola representación de un nombre, una edad, un grupo sanguíneo, un sexo. Hacer de su cuerpo un espaciamiento, que puede ir de un sitio a otro o quedarse estático, ser pesado o ligero, ancho o fino. Hacer que sus nervios posean un punctum de ansiedad, sin causa definida, de veloz respiración y carente de palabras. Hacer de la voluntad un cúmulo de acciones interrumpidas, impotencias, conatos y determinaciones fracasadas. Hacer que solo tenga fuerzas para cambiar de canal y tragar más que escuchar o mirar. Hacer que los oscuros movimientos del cuerpo le provoquen una trombosis mientras la demoledora estadística del colesterol ilumina una pantalla.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: