Punto

Siéntese y observe. La pantalla forma el fondo celeste sobre el que se inscriben multitud de puntos rojos que recorren a distintas velocidades el área. Cuéntelos y verifique que su cifra coincide con la cifra que marca la esquina superior izquierda de la pantalla. Está obligado a contar cada hora en punto. En caso de que no haya coincidencia en las cifras debe realizar un recuento y asumir el error. La máquina nunca se equivoca. El error se apunta y se debe reflexionar sobre su causa. La empresa solo puede permitirse un máximo de cinco errores. Fíjese ahora, ¿no advierte nada extraño? Fíjese en ese punto de ahí, sígalo. ¿No advierte que ha perdido color? ¿No le parece que está adquiriendo otras tonalidades? No lo perdamos de vista, pues es inevitable el momento en que se convierta en un reluciente punto verde. Cuando esto ocurra deberá coger el teléfono y marcar el cero. Al otro lado verificarán que se trata de un punto verde, una vez lo cual está autorizado a apretar el botón de eliminación. Fíjese, veo que no lo ha perdido de vista, ¡bien!, creo que ha llegado el momento de que aplique el protocolo con este punto. Fíjese bien en la calidad del verde, en el tono justo, ni un grado más ni un grado menos, ya que de lo contrario le denegarán la eliminación, lo cual deberá asumir como un error y deberá reflexionar sobre ello. En este caso hemos acertado. Debe comprobar entonces como el punto verde se dirige a la esquina inferior derecha de la pantalla y desaparece entre parpadeos. Debo recordarle que debe ser con el tono justo de verde. La empresa solo puede permitirse un máximo de cinco errores. Si llega a esta cifra su desafortunada lucecita roja estará completamente contaminada y nadie quiere llegar a ese punto, ¿verdad?

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

3 comentarios to “Punto”

  1. micromios Says:

    Qué difícil es la vida de un ser que no es capaz de seguir los puntos trazados a su alrededor y que es consciente de lo que le comporta.
    No sé por que pienso en mi oftalmologo y en Blade Runner . A veces los relatos me llevan a lugares y situaciones que no tienen nada que ver.
    Salut

    PD: Veig que el fred que no t’afecta la creativitat ni les idees.
    Una abraçada des del sud amb neu

  2. eduard Says:

    Nada que ver no. Mi pobre mente enfermiza también desencadenó en Blade Runner sin ninguna razón clara.
    Quizás el examen que hay al principio de la película, con un monitor y una especie de psiquiatra que le va orientando en lo que ve o debe ver.

    Es un gran argumento sobre el píxel. Diminuta molécula virtual en vías de exterminar nuestra fantasía a color.

    Un derroche de imaginación Míster Colomer

    LocoDatar

  3. g. Says:

    genial. me hiciste observar en detalle algo que me pasa todo el tiempo pero a lo que no habia dedicado mas que unos microsegundos de atencion (“oia! puntos!” y no mucho mas).
    para eso sirven los buenos relatos.
    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: