Esclava.com

Entre sábanas de franela barata que exasperan la piel, la muchacha sueña con una de esas vidas que transcurren por alfombras rojas, con cuellos rodeados de perlas, muñecas cubiertas con pulseras de relucientes diamantes y largos vestidos azabache iluminados por una explosión de flashes. Mira el ventilador del techo, del que cuelga una bombilla que desprende una luz nicotínica. No hay ventanas y aun permanece el humo de la última polla despachada, cuyo semen se seca por el canalillo de los pechos, como un pegamento que le estira la piel. La muchacha sueña con un baño de espuma, perfume de lavanda, sales minerales, hidratantes epidérmicos y una esponja que acaricie su cuerpo como la seda. El sudor empapa su cuerpo y lo agria como efecto de una ausencia prolongada en la ingestión de líquidos, la boca seca, la garganta sin voz. Se mueve en ocasiones, desplazándose a izquierda y a derecha, sin voluntad, acortando o alargando su frecuencia, quizás tan solo como una forma de marcar el tiempo de espera hasta que entre la próxima polla. La muchacha sueña con aplausos, un premio, un canapé de caviar, una copa de champagne, el verano en un yate, un broche de un camaleón dibujado por pequeñas esmeraldas, un beso en el cuello. Una cabeza se mueve por entre sus piernas, una lengua resbala en sus labios mayores y la voz que se esconde detrás del ojo de la cámara le pide que sonría, que realice gestos de goce, de agradecimiento, de incitación, gima, mueva las caderas y se dé la vuelta. No puede evitar que una lágrima se escape y llegue hasta su lengua, la cual se mueve con sabor de alpargata por unos labios despellejados. La muchacha sueña con viajar en avión mientras discute sobre la armonía en el arte, con estar rodeada de un público expectante, que la admira, la alaba y le pregunta si prefiere el rosa o el turquesa, si disfruta de una luna llena que desciende sobre la navegación de una calma góndola y con el sonido del agua como trasfondo. El cuerpo se ha ovillado y tiembla, dolorido, exhausto, cárdeno. Las manos han hecho crujir los frágiles huesos y han provocado el desprendimiento del incisivo superior izquierdo. Todo lo que queda es fatiga, un deseo de que el sueño se acabe y cientos de ávidos ojos que piden más al otro lado de la pantalla.

Anuncios

Etiquetas: , ,

5 comentarios to “Esclava.com”

  1. micromios Says:

    ¿La esclavitud se actualiza para adaptarse a los nuevos esclavos, o son los esclavos los que se adaptan a las nuevas esclavitudes?
    Los únicos que no cambian son los amos siguen moviendose por los mismos intereses.
    Salut

    PD: m’alegra veure que has tornat, ja feia falta una mica d’agitació de conciència, per fer reflexionar un món cada cop més esclau de la seva pròpia maca de reflexió.

  2. eduard Says:

    Suelto, a rienda suelta, diciendo lo que uno siente sin florituras, con método y talento, hablar por las bocas de los que no hablan, ese es mi campo de siembra.
    Me ha gustado como has despojado de erotismo el sexo de la historia, describiendo la suciedad que dejamos al comportarnos como animales “racionales”
    Te doy ✰✰✰✰✰

    Abraçada i bon cap de setmane

  3. annefatosme Says:

    Me ha gustado mucho como has sabido mezclar sueño y realidad. Al final el cuerpo de la protagonista se queda hecho un ovillo. Siguiendo esta idea de ovillo de lana, diría que antes de que se quede hecha un ovillo, has tricotado un texto donde se enlazan puntos de realidad y sueño formando una trama compacta.
    Te mando un saludo

  4. fanou Says:

    Los sueños son más crueles cuando son tan lejanos,, tan inalcanzables….
    Me ha gustado mucho.

  5. Pilar C. Sánchez Says:

    La pelea de siempre… lo que aparentamos y lo que sentimos, lo que hacemos y lo que querríamos hacer… una esclava más del público, como tantos otros… porque “es lo que se espera”.

    Muy bien narrado.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: