Posts Tagged ‘tratamiento contra los puntos negros’

Los colores de nadie

noviembre 10, 2010

Exigen que te tintes el pelo de azul cielo, lleves gafas pistacho y los pantalones sean de cuero. Exigen que muevas el cuerpo acorde con los ritmos, pero dejando un sello personal que no sea ridículo. Las chicas deben mirarte y debes saber que te miran. Cuantos más ojos se posen en ti más consciente serás de ti mismo. Las manos callosas y las arrugas en los ojos deben disimularse con los polvos mágicos que guardas en el baño. Si nadie te mira pierdes peso, te encoges y tienes miedo. Tu nombre debe ir de boca en boca, suspiro en suspiro y deslizarse por los comentarios. Exigen que hables de cualquier cosa. Moda, televisión, política, cultura, deportes. Tus palabras deben encajar con la etiqueta adecuada, incluidas lágrimas predeterminadas que puedes utilizar si el ambiente esta henchido de sentimientos. Se ha estrellado un avión. Ponte el lacito esmeralda. Exigen que lleves pelo rosa, gafas negras y vaqueros rosa o turquesa. Solo con la parte derecha del labio debes mostrar tus sonrisas, quizás acompañándolas con un indoloro gesto de manos. Exigen que te levantes con música y te acuestes con música, con la bruma del murmullo y del jolgorio. Los silencios no deben aparecer, pues te despegan de las superficies y amenazan con tragarte. Exigen que siempre huyas hacia delante, siempre en busca del objeto que te signifique. Un rubí, una pulsera, un gesto con glamour que todos imitan, una sonrisa oportuna, leves ironías, un reloj de diamantes, una inexpresiva máscara veneciana, la diadema de tus sueños, un salto juvenil. Exigen que ocultes el estómago, el hígado, el páncreas, el grano en el culo, el bulto en la cara, el carraspeo, los pelos de las orejas, las glándulas sudoríparas, los dientes amarillentos, la metástasis y la gangrena. El cuerpo debe ser una superficie fina que hieda a jazmín tocado con un puntito de limón o a lavanda, siempre fresco, sin puntos negros. Exigen que te tintes el pelo como un profundo pozo oscuro, lleves gafas amarillas como el sol y pantalones cortos que muestren las rodillas. Exigen que omitas menciones al hambre, al desgajado brazo de un niño, a las inundaciones, a las explosiones y los cachitos de cuerpo, a los despidos masivos, a la bomba, a los desplazados que aguardan detrás de los muros. El mundo estallará, ha estallado, y tú deberás sonreír y aplaudir. Ji ji ji ji.

Anuncios